ENDODONCIA

¿Qué es la endodoncia?

La endodoncia consiste en eliminar el nervio del diente y sus vasos sanguíneos con el objetivo es restablecer la vitalidad del diente dañado. Se realiza bajo anestesia local, es indoloro y permite reconstruir y conservar los dientes que, de otra forma, habría que extraer. De esta manera, los dientes podrán seguir cumpliendo sus funciones de masticación y estética.

La detección y tratamiento tempranos evitan la extracción del diente natural y la pérdida del hueso que lo soporta. A la vez, se eliminan las infecciones dentales y se acaba con el dolor.

¿Cuáles son las causas?

  • Caries extensas que alcanzan la parte inferior del nervio, causando mucho dolor.
  • Erosión y desgaste de los dientes producidos por el roce de unos con otros.
  • Daños en el tejido nervioso a consecuencia de traumatismos en el diente o en la mandíbula.
  • Infección a causa de empastes profundos que permiten a las bacterias alcanzar al nervio.

¿Cómo detectar el problema?

Los síntomas de daño o infección más comunes son:

  • Dolor en los dientes al morder y al masticar
  • Hipersensibilidad en los dientes al consumir bebidas calientes o frías
  • Dientes fracturados
  • Caries profundas
  • Lesiones o golpes severos en la nariz

Consejos y recomendaciones

Es muy importante señalar que los dientes tratados y restaurados con endodoncia pueden durar toda la vida si “se cuidan”. Puesto que los dientes tratados pueden sufrir caries en el futuro, es vital mantener unos buenos hábitos de higiene bucal y acudir a revisiones periódicas.

Para una correcta higiene bucodental, es fundamental realizar un buen cepillado después de cada comida. Además, hay que procurar no dejar pasar más de 15 minutos entre el final de la comida y el cepillado. El uso de colutorio e hilo dental contribuye a prevenir nuevas infecciones.

Endodoncia