ODONTOPEDIATRÍA

¿Qué es la odontopediatría?

La odontopediatría engloba aquellos tratamientos encaminados a la prevención y cuidado de la salud bucal de niños y adolescentes.

Los dientes temporales precisan, al igual que los definitivos, de tratamientos que abarcan desde las obturaciones (empastes) para reparar las caries, hasta tratamientos de conductos (pulpotomía) para la resolución de caries muy profundas.

La odontología pediátrica es una especialidad muy unida a la ortodoncia. El tratamiento restaurador, principalmente, se compone de tratar los traumatismos. Se usan selladores para obturar levemente los surcos y fisuras de los dientes sin apenas quitar material dental. Su fin es evitar posibles caries y tratar las ya producidas, así como sus consecuencias.

Nuestros odontopediatras recomiendan realizar una revisión cada 6 meses.

¿Cuándo se deben lavar los dientes?

Lo más recomendable es limpiarse los dientes después de cada comida (desayuno, comida y cena). Se deberá realizar a fondo por lo menos una vez al día.

La producción de saliva y los movimientos linguales ayudan a remover la placa bacteriana.

Durante el periodo de sueño, disminuye la producción de la saliva y los movimientos linguales. Esto favorece la formación de placa bacteriana si no se ha realizado una buena higiene bucal. Es muy importante lavarnos los dientes antes de acostarnos. Si sólo pudiéramos lavarnos los dientes una vez al día, este es el mejor momento.

Consejos prácticos

Los niños en general son muy perezosos para realizar su higiene dental. Por ello, los padres deben conseguir que sus hijos adquieran el hábito de cepillarse los dientes cada día, varias veces. Está demostrado que la higiene diaria contribuye a una gran disminución de padecimiento de enfermedades bucodentarias.

Técnicas del cepillado

  • Paso 1: Cepilla los dientes anteriores colocando las celdas sobre la encía en un ángulo de 45 grados. Las cerdas deben estar en contacto con la superficie dental y la encía.
  • Paso 2: Cepilla suavemente la superficie dental externa de 2 o 3 dientes por vez, con un movimiento rotatorio de adelante hacia atrás. Mueve el cepillo al próximo grupo de 2 o 3 dientes y repite la operación.
  • Paso 3: Mantén un ángulo de 45 grados con las fibras en contacto con la superficie dental y la encía. Para el cepillado de los molares, cepilla suavemente con un movimiento circular. Al mismo tiempo, realiza movimientos desde adelante hacia atrás sobre toda la superficie interna.
  • Paso 4: Inclina el cepillo verticalmente detrás de los dientes frontales. Haz varios movimientos de arriba hacia abajo, usando la parte delantera del cepillo.
  • Paso 5: Pon el cepillo sobre la superficie masticatoria y haz un movimiento suave desde adelante hacia atrás. Cepilla la lengua de adelante hacia atrás para eliminar las bacterias que producen el mal aliente.

Odontopediatria