PERIODONCIA

¿Qué es la periodoncia?

La periodoncia es una parte importante de la odontología que se encarga de tratar las infecciones producidas por diversos tipos de bacterias. En la práctica, consiste en un tratamiento de higiene en profundidad de las encías y del soporte óseo de los dientes, raspados, alisados radiculares y una buena enseñanza de higiene oral.

¿Cuáles son las causas de la periodontitis?

La mayoría de las bacterias se encuentran en la boca de cualquier individuo en circunstancias normales. Pero algunas personas poseen un sistema de defensa que no es eficaz contra ellas. Es entonces cuando se produce la infección. Poco a poco, estas bacterias dañinas van mermando la encía y el hueso, de modo que los dientes se encuentran cada vez más debilitados.

¿Cómo detectar problemas en las encías?

  • Estadio de gingivitis: cualquier afectación periodontal comienza en la encía. Ésta pasa de color rosado a rojo intenso, aumenta ligeramente de tamaño, duele levemente y sangra al cepillarse los dientes.
  • Estudio moderado: la encía se retrae. Es decir, los dientes parecen más largos. Se pueden apreciar grandes depósitos de sarro en los dientes. Sobre todo en la parte frontal inferior. Existe una ligera movilidad de los dientes. A veces, los dientes se desplazan y se crean espacios entre ellos. Las encías aparecen enrojecidas y sangran con facilidad. La halitosis (mal aliento) y mal sabor de boca son característicos. En ocasiones, las bebidas o alimentos muy fríos o muy calientes producen dolor.
  • Estadio avanzado o grave: todos los síntomas anteriores se acrecientan. Los dientes se mueven en exceso hasta que se terminan por caer. La encía sangra abundantemente y duele, lo que impide al paciente cepillarse correctamente los dientes, hecho que agrava.

¿Cómo se corrige?

El tratamiento básico consiste en eliminar las bacterias de la bolsa periodontal y se conoce como raspado. Cuando la bolsa periodontal es profunda, habitualmente no se consigue un buen control de la infección en la misma, por lo que es necesaria la cirugía periodontal.

Cuando la enfermedad está controlada, da comienzo el mantenimiento. Éste consiste en realizar sesiones periódicas de revisión y limpiezas con una frecuencia adaptada a las necesidades de cada paciente.

Para prevenir la periodontitis, es fundamental realizar una buena higiene bucodental después de cada comida, con un buen cepillo dental (durante 2 minutos) un dentífrico y un colutorio, procurando no dejar pasar más de 15 minutos entre el final de cada comida y el cepillado.

Sigue las siguientes recomendaciones:

  • Cepíllate los dientes por lo menos dos veces al día. Además, es aconsejable utilizar hilo dental diariamente para eliminar la placa depositada entre los dientes y debajo de la encía.
  • Sométete a revisiones dentales periódicas (cada 6 meses). La atención preventiva ayuda a evitar que ocurran problemas.
  • Lleva una dieta equilibrada restringida en alimentos con almidones o azúcares. Cuando ingieras estos alimentos, intenta hacerlo junto a una comida y no entre comidas, para minimizar así la cantidad de veces que expones tus dientes al ácido que producen las bacterias.
  • Utiliza productos dentales que contengan flúor.

Periodoncia